Las grandes empresas están formadas por grandes personas

Las grandes empresas están formadas por grandes personas

“Las grandes empresas están formadas por grandes personas”. Una frase bonita y que parece tan fácil cumplirla. Cabe preguntarnos entonces ¿cómo podemos lograrlo?, la respuesta parece muy sencilla… contratando grandes personas.

Pero, ¿qué sucede cuando contratamos grandes personas, pero el que “lidera” la empresa no es una “gran persona”?, es aquí cuando comienzan los conflictos en las relaciones laborales y donde no logramos llegar ser, una gran empresa…

Partiendo de esta base y de saber que el mundo de las relaciones laborales es complejo, sumergido en un entorno globalizado, multicultural, cambiante, desafiante y donde prima el cumplimiento de objetivos y resultados, debemos tomar en consideración y prestar atención a la gestión y políticas de recursos humanos y como estas influyen en las relaciones laborales.

Si buscamos la definición de relación laboral encontramos (Wikipedia) que: “Las relaciones laborales son aquellas que se establecen entre el trabajo y el capital en el proceso productivo. En esa relación, la persona que aporta el trabajo se denomina trabajador, en tanto que la que aporta el capital se denomina patronal o empresario”, en términos más sencillos, una relación laboral se da cuando existe un empleado y un empleador, donde se genera un contrato de pago por trabajo.

Pero esto hoy en día no es suficiente, si queremos retener a esas grandes personas, debemos buscar otro tipo de relación más allá de un simple contrato de trabajo firmado en un papel, debemos preocuparnos por cumplir con el contrato psicológico que implícitamente también sellaron al momento de comenzar con la relación laboral, y al que muchas veces no se le presta atención.

Cuando comenzamos una relación laboral, más allá de esperar una paga, esperamos que el empleador nos ayude a crecer, a desarrollarnos dentro de la empresa, a que se nos escuche, se nos de oportunidades de expresar nuestras ideas y que estas se tomen en consideración, a que nuestros errores no sean punitivos, sino que de ellos aprendamos para no volver a equivocarnos, a que se nos trate como personas no como números.

He aquí donde el papel que juega el departamento de recursos humanos comienza a dar un giro y se convierte, de un simple ejecutor a un estratega de la organización, donde debe encontrar la manera de realizar su gestión contemplando a cada integrante de la organización, como un SER humano.

Las personas no son recursos, tampoco son el capital de nadie, son seres humanos que tienen motivaciones, problemas, anhelos, conflictos, necesidades, aspiraciones, y el poder satisfacer o dar soporte y apoyo a lo que estas personas están pasando, va a influir notoriamente en su desempeño. Debemos humanizar el departamento de “recursos” humanos, comenzando por un cambio de nombre. Y debemos tener en claro que la gestión de las personas no solo depende de ese departamento, sino de cada líder de equipo.

Tú que eres líder de una empresa y eres un ser humano, te pregunto, ¿qué necesitas en tu trabajo?, ¿cómo te gusta que te trate tu jefe directo?, si haces un buen trabajo ¿te gustaría te lo reconozcan?, si te equivocas ¿piensas que errar es humano o mereces un llamado de atención por ello? Con estas preguntas los invito a reflexionar y a comprender que su equipo está integrado por personas como ustedes, con emociones, con ganas de crecer y de ser valorado, entonces deben tratarlos exactamente como les gustaría que los traten a ustedes.

Debemos revisar como gestionamos a las personas que conforman nuestra organización, no estoy hablando de incentivos monetarios o de aumentos de salarios, sino de tratar a los colaboradores como seres humanos, con respecto, confiando en ellos, valorando su trabajo y permitiéndoles participar en la toma de decisiones.

Como parte de la estrategia de la empresa, es fundamental, para mejorar las relaciones laborales, contemplar el área de Gestión de Personas, área clave para el crecimiento de la empresa. De aquí debe partir, el plan de contratación, el plan de desarrollo del personal, la detección temprana de habilidades a trabajar, y el plan de capacitación entre otros.

El área de gestión de las personas es una pieza fundamental para contratar y mantener a “grandes personas” y así lograr ser “una gran empresa”.

Mabel Domínguez

Leave a Reply